Nuestro Trabajo Seguridad ciudadana y justicia penal

Impunidad en homicidio doloso en México 2018 de 2018-11-06 del

En la investigación se detallan los niveles de incidencia de homicidio doloso en el país, y se realiza una comparativa entre diversos países para ilustrar la posición de México en el escenario de la violencia global. Se incluye también información sobre incidencia por entidad federativa, donde resalta que algunos estados presentan cifras de homicidios superiores a los observados en algunos de los países más violentos del mundo.

En el texto se realiza un análisis del lugar que ocupa el homicidio intencional dentro de las causas de muerte en nuestro país, tanto a nivel general como por segmento de edad, teniendo hallazgos importantes: los homicidios son la séptima causa de muerte en México, y entre personas de de 15 a 39 años es la principal causa de muerte.

Para cada entidad federativa se presentan datos acerca de la relación entre investigaciones abiertas por homicidio doloso y el número de víctimas registradas. Se presenta también información sobre las sentencias emitidas por homicidio doloso en 24 de las 32 entidades federativas, ya que algunas no proporcionaron información al respecto.

Se hace una relación entre la incidencia de homicidio y la capacidad del Estado para hacer frente a este delito, medido en el número de sentencias condenatorias emitidas. De esto, se desprende que en 2017 la impunidad directa en homicidio intencional en México fue de 87.5%. A nivel entidad federativa encabezan la lista, Oaxaca, Morelos, Guerrero, Chiapas y Baja California Sur; dentro de las entidades con menor impunidad se ubican Yucatán, Durango, Hidalgo, Ciudad de México y Nuevo León.

Las cifras y el análisis presentado dejan en manifiesto una situación preocupante: las estrategias para contener la violencia han fracasado, y la capacidad de investigación y disuasión penal del Estado mexicano se encuentra colapsada, lo que se traduce en niveles altísimos de impunidad.

Resulta así, necesario trabajar en ambas variables de la impunidad: contener y reducir la violencia y el número de homicidios, así como mejorar la capacidad de investigación y persecución dentro de las fiscalías y procuradurías estatales. Para esto, se presentan en el texto algunas propuestas para la agenda de transformación necesaria que coadyuven a reducir la impunidad y a recuperar la tranquilidad de la ciudadanía y la legitimidad del Estado.